lunes, 24 de marzo de 2014

Review serie "Master of sex" - la doble moral americana

Lo primero que salta a la vista es que han jugado con el título para llamar la atención del público haciendo un juego de palabras con el apellido del protagonista, el Doctor William Masters y su estudio experimental sobre el sexo. La serie de Showtime, está basada en el libro del periodista (en Newsday desde 1984),  escritor, guionista y productor Thomas Maier, con el título de Masters of Sex: The Life and Times of William Masters and Virginia Johnson, the Couple Who Taught America How to Love.

Los pilares de la serie son Michael Sheen como Dr. Masters y Lizzy Caplan como su secretaria, Virginia Johnson. Sheen está ante su gran oportunidad de destacar como actor con este papel protagonista. Vamos a obviar la desastrosa película El secreto del cofre de Midas, con el título original es Mariah Mundi and the Midas Box (The Adventurer: The Curse of the Midas Box), cuyo reparto no tiene nada que ver en la producción de ese despropósito.
Su personaje evidencia dos caras; públicamente es un prestigioso ginecólogo que ha ayudado a muchas mujeres a cumplir su sueño de ser madres, es un devoto marido y cuenta por el apoyo institucional de la alta sociedad. Esta faceta de su vida esta social es moralmente aceptada. Sin embargo su afán por innovar en su campo, le lleva a iniciar un estudio sobre el sexo que pocos entienden y nadie aprueba. Los tabúes son muros demasiado altos y los problemas en el camino no le son ajenos. Moderno para observar el comportamiento sexual ajeno y puritano, egoísta y machista a imagen y semejanza de sus conciudadanos de los años 50. No es capaz de ver a su mujer desnuda al hacer el amor pero sí le hace pasar un calvario a su mujer por no poder tener hijos cuando el problema de fertilidad lo tiene él. Esto que describo, no es ningún spoiler importante. Es un detalle que refleja la doble moral que maneja el Doctor Masters en su día a día. La interpretación de Sheen es correcta pero no destaca en nada en particular. Su gesticulación no corresponde muchas veces con lo que transmite dialécticamente, además de que no tiene un excesivo carisma. Tal vez, nececesite tiempo para encontrarle el punto justo a su personaje hasta conseguir que armonice como debe. Sin embargo, Lizzy Caplan, es a mi modo de ver, la verdadera protagonista. Lleva el peso de la serie y es el nexo común de todos los personajes. Gracias a su personaje, se puede ver la importancia de la mujer en la investigación en este campo.

Izquierda: Lizzy Caplan y Michael Sheen como Virginia Johnson y William Masters y a la derecha los personajes reales

Me gusta la serie como recorrido historio  y siempre es interesante ver cómo la sociedad ha cambiado en algunas cosas y en otras muchas no tanto. El publico tendrá un asiento en primera fila para ver como se van cayendo uno tras otros los tabues realacionados con el sexo. No es de lo mejor que he visto este año, pero por lo menos me llama la atención lo suficiente para mantener el interés y ver cómo desarrollan la historia de Maters y Johnson.

1 comentario:

  1. Me parece muy atractiva la serie, elegante, sutil, inteligente, emotiva, divertida son algunos de los adjetivos que me vienen a la mente cuando pienso en esta serie. Espero que Masters of sex 2 regrese con mayor intensidad.

    ResponderEliminar

*** Puedes ayudarnos al mantenimiento de la web clickeando en los vídeos publicitarios abajo de la página, es gratis y te llevará sólo 1 minuto. También os agradecemos que difundáis las noticias y críticas en twitter y facebook. Muchas gracias amig@s. ***

publicidad

publicidad