martes, 23 de diciembre de 2014

"Maze runner" ("El corredor del laberinto") - una versión edulcorada de "El señor de las moscas"


Vestida con chaqueta adolescente, "Maze runner" o "el corredor del laberinto", como se ha titulado en España, nos cuenta cómo un grupo adolescente, aparece en mitad de un gran terreno rodeado por un laberinto de proporciones titánicas. Desde hace tres años, cada mes se ha ido incorporando un nuevo miembro al grupo hasta completar el número elegido por sus captores.

Basada en la novela The Maze Runner de James Dashner, este film post apocalíptico dirigido por Wes Ball, no deja de ser una versión edulcorada de "el señor de las moscas", a pesar del cambio de escenario, la ambientación futurista y los efectos digitales. Wes Ball, más acostumbrado a rodar películas de animación que tratar con actores reales, dirige de manera efectista y práctica una película con una factura muy parecida a películas como "los juegos del hambre" o "divergente". El propio director se encargó de realizar las labores de casting.

Su primera elección fue Kaya Scodelario como Teresa, asegurando que la actriz era perfecta para interpretarla tras haberla visto en la serie Skins. Inicialmente, Dylan O'Brien había sido rechazado para el papel de Thomas porque, según el director, cuando audicionó, su look de Teen Wolf no reflejaba la vulnerabilidad del personaje. El director aseguró que no buscaba a alguien que luciera como «el típico matón estrella de acción», sino «un chico que entra como un niño y se va como un hombre». Posteriormente, 20th Century Fox mostró al director la película The Internship (2013), donde O'Brien es coprotagonista. Debido al desenvolvimiento con el personaje Stuart Twombly, Ball reconsideró su decisión y aseguró que O'Brien era perfecto para interpretar a Thomas. Otra cara conocida del reparto es Thomas Brodie-Sangster  como Newt.  A quien hemos podido ver en "juego de tronos" dando vida a Jojen Reed. Como anécdota, podemos comentar que Brodie-Sangster es primo segundo de Hugh Grant con quien trabajó en "Love actually".

Todas las interpretaciones de la película están correctas pero no destaca ninguna sobre otra. A pesar de lo que diga el director, la gran mayoría de los actores del casting son fácilmente sustituibles por cualquier otro. Realmente del único actor que no podría prescindir sería Thomas Brodie-Sangster. El aspecto visual, y el ritmo trepidante son una prioridad por encima de un guión de 110 páginas, que parecen demasiadas para tan pocos diálogos ofrecidos en el film. 

El gran protagonista de la película son los efectos digitales. Sólo por ver la recreación del laberinto, ya merece la pena ver la película, aunque para algunos, ni eso. La ambientación funciona, destacando la sensación de claustrofobia que provocan los continuos cambios de las paredes y pasadizos. Se echa de menos que se profundice en el desarrollo de los personajes, aunque supongo que tendremos oportunidad de verlo en entregas posteriores de esta saga, o por lo menos, eso es lo que espero. Si por otro lado, las posibles dos entregas que sucedan a ésta van a seguir siendo un correcalles, no va a dejar de ser otra película de acción más "corriente y moliente".

En lo que no se profundiza demasiado, o adecuadamente, es en las múltiples lecturas que se pueden o podrían sacar a nivel social y moral sobre lo que les está ocurriendo a los protagonistas. Si es ético hacer lo que hacen y con el propósito que se marcan a la hora de experimentar de esa forma con seres humanos.

Está visto y comprobado que el ser humano se crece ante la adversidad y que por naturaleza saca a relucir su instinto de supervivencia. Normalmente lo hace de modo social, ya que es una mera cuestión de probabilidades el que si se coopera en grupo tengan más posibilidades de éxito. Parte del experimento consiste en ver cómo se crean desde cero las normas de convivencia del grupo y la jerarquía necesaria para mantener el status quo que tanto esfuerzo requiere la reciente sociedad que se ha creado. Lamentablemente Wes Ball no ha sabido explotar adecuadamente todo este material para subir el nivel cinematográfico del proyecto que tenía entre manos, con lo que “El corredor del laberinto” está al borde del suspenso en términos generales.

Para el rodaje, se uso como localización una granja de 200 hectáreas ubicada en el pueblo de Jackson, la cual debió ser revisada puesto que se hallaron más de cincuenta víboras, varias de estas venenosas. Todo el reparto recibió clases de supervivencia para poder recrear armas y refugios, además de dormir a campo abierto durante el primer día de rodaje. Dylan O'Brien aseguró que el constante rodaje favoreció a su interpretación de Thomas, puesto que el personaje pasaba la mayor parte de su tiempo cansado. 

Para las escenas del laberinto, se usó un edificio antiguo de Sam's Club que contaba con más de 24 metros de altura. En él se construyeron paredes que los actores pudiesen fácilmente escalar, y más tarde fueron agrandadas por ordenador. El proceso de grabación tardó solo ocho semanas, aunque tardó casi un año en editarse.

Comercialmente el filme ha sido un éxito en taquilla, al recaudar más de 334 millones de dólares a nivel mundial, lo que es diez veces su presupuesto. Por ello, 20th Century Fox ha confirmado que habrá una secuela llamada "The Maze Runner: Scorch Trials", con fecha de estreno prevista para el 18 de septiembre de 2015, la cual también está dirigida por Wes Ball.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

*** Puedes ayudarnos al mantenimiento de la web clickeando en los vídeos publicitarios abajo de la página, es gratis y te llevará sólo 1 minuto. También os agradecemos que difundáis las noticias y críticas en twitter y facebook. Muchas gracias amig@s. ***

publicidad

publicidad