"The Blacklist" - una serie protagonizada por el hombre que se comió a James Spader


"The Blacklist" es una serie de la cadena norteamericana NBC protagonizada por Jon Bokenkamp y protagonizada por James Spader, o la persona que se comió al actor antes conocido como James Spader, según se mire.

El argumento gira en torno al criminal más buscado del mundo, Thomas Raymond Reddington (James Spader), que se entrega misteriosamente y se ofrece a delatar a todos los que alguna vez han colaborado con él. Su única condición: sólo colaborará con Elisabeth King (Megan Boone), una nueva agente del FBI, con quien parece tener alguna conexión que ella desconoce.

Si bien la serie en si no es demasiado original ni destaca ningún actor por encima del resto excepto Spader, la dinámica de los episodios consigue en su conjunto ser un producto bastante entretenido. No le exige un esfuerzo extra a las neuronas de los espectadores porque los casos no tienen un nivel como para tener que recurrir al 221 de Baker Street. Es divertido pensar en la lista de Bokenkamp, que cada criminal sea de más importante que el anterior. Es como la película "Juego con la muerte" en la que Bruce Lee al ir subiendo los diferentes niveles, enfrentándose a enemigos cada vez más peligrosos. Tienen pensado que la serie dure bastante porque la lista es de más de ochenta criminales.


Cada episodio trata de darnos pequeñas pinceladas de la relación de Jon Bokenkamp y Elisabeth King, por qué sólo quiere tratar con ella y por qué la eligió nada más graduarse. Existe una clara similitud con la relación de Anthony Hopkins y Jodie Foster en "El silencio de los corderos", salvando las distancias. A mi modo de ver, el misterio se descubre desde el primer episodio pero aun así, juegan a ir dándonos pistas sobre la relación entre ambos.

Una serie para disfrutar sin complicaciones. No roza ni de lejos la excelencia como Breaking Bad, pero por lo menos, puedes ver un capítulo a gusto de vez en cuando consiguiendo que durante 45 minutos dejes de pensar en los problemas diarios.

Comentarios